Viajes al Extranjero

 

Durante los meses de verano realizamos un viaje al extranjero de tres semanas para que nuestros alumnos puedan poner en práctica todo aquello que han aprendido en las aulas. Los alumnos suelen estar o en la residencia de la universidad o con familias de acogida.

Durante la estancia allí los alumnos viven situaciones reales en las que deben utilizar sus conocimientos del idioma para comunicarse con el entorno. Durante el curso siguiente los que han experimentado el viaje sufren una gran evolución ya que hablan con mucha más soltura el idioma, lo que supone un gran avance para ellos, a la vez que una gran experiencia vital.